Carrera de la Cuchara

SEPTIEMBRE

Cada año, el 14 de septiembre, coincidiendo con la fiesta de la Exaltación de la Santa Cruz, Aínsa celebra la tradicional “Carrera de la cuchara”.

Esta carrera tiene su origen en una leyenda medieval y su nombre se debe al premio que recibe el vencedor: una cuchara de plata.

Según la leyenda, cuando las tropas cristianas al mando de García Ximénez, conde de Sobrarbe, vencieron a las sarracenas, gracias a la aparición de una cruz sobre una carrasca, un soldado fue corriendo desde el lugar de la batalla hasta el castillo para comunicar a la condesa la victoria. La condesa estaba comiendo y quedó tan agradecida del esfuerzo del soldado por comunicarle la noticia que, no sabiendo qué regalarle, le entregó la cuchara de plata con la que comía.

Los más ancianos del lugar dicen que siempre han visto esta prueba. José Luis Sierra describía el recorrido en un artículo publicado en el Programa de Fiestas del año 1979:

“La salida era en la caseta de la viña de Pascualillo en el monte de Guaso. Un volteo de campanas era el aviso a los participantes para que estuvieran preparados, y se partía cuando sonaba el tercer disparo de escopeta realizado desde el pueblo. Posteriormente los cohetes sustituyeron a los disparos de escopeta. Se cruzaba el Ena a vado y siguiendo el camino de La Lamera (¿L ‘Alameda?) se llegaba por Siete Fuentes al Mesón Viejo y cruzando el río Ara por el puente se pasaba por el Cruce y se subía por la Costera para entrar en el pueblo por los Portales del suelo de la Villa y enfilar por la Calle Mayor para hacer el sprint final en la Plaza. Siendo el vencedor el primero que llegaba a la carrasca que cada año se plantaba en medio de la misma con motivo de las fiestas patronales”.

El premio para el vencedor era una cuchara de plata, mientras que para el segundo clasificado, cuando aún se vestía calzón, se le premiaba con un par de medias. Posteriormente este premio se sustituyó por una faja y la cuchara continuó entregándose al primero, pero ya no era de plata.

A continuación de la corrida de la cuchara se celebraba el baile de los zapatos, concurso de jota por parejas, cuya vencedora recibiría un par de zapatos y el vencedor un sombrero. Según la leyenda los Condes de Sobrarbe, tras la victoria a los moros, organizaron Festejos con bailes y danzas y obsequiaron a los mejores danzantes con sus zapatos y sombrero.

Para corroborar esa antigüedad de la corrida de la cuchara podemos leer los textos de la morisma del siglo pasado, y vemos que ya se hace referencia a esta competición cuando el pastor se despide de todos al final de la obra diciendo:

“…adiós, mozos valientes
que habéis hecho la corrida
en memoria de la que hizo
Gimeno cuando venía;
adiós también bailarines’
y demás que en este día
han venido a honrar estas fiestas
de la famosa conquista.
Qué contentos se irán,
unos con plata bruñida,
otros con un gran sombrero
y zapatos la heroína…”

Acudían a correr en esta prueba andarines de todos los pueblos del Sobrarbe. Cuentan que el que más veces ganó la misma fue un mozo de casa Gota de Palo. En su casa colgó una placa en la que decía que había ganado 12 cucharas y 2 medias.

Información e imágenes, obtenidas del blog “García y Adell” >

Back to top