Iglesias de San Martín y Santa María de Buil

Santa María de Buil es un lugar pequeño, habitado, y que cuenta con dos iglesias. La de San Martín, de gran trascendencia artística y la ruinosa de Santa María, de origen románico pero muy modificada en clave gótica, que en la actualidad está siendo restaurada.

La iglesia de San Martín es un templo que no deja indiferente. La primera vez que uno lo visita nota que es distinto. Que tiene “algo”. En sucesivas visitas se comienzan a percibir esos detalles aparentemente intrascendentes pero sin duda de gran valor a la hora de comprender no solo sus hechuras sino los avatares que las propiciaron y la relación con otras zonas próximas.

Es templo de triple nave con torre adosada al hastial de poniente bajo la cual abre la portada occidental. Esta forma de situar torre y acceso coincide con el planteamiento de templos emblemáticos del XI en Aragón como la catedral de Jaca o la iglesia de Santo Domingo de la propia localidad. Más tarde, tomando este modelo, Ainsa haría lo propio en su iglesia de Santa María, cuya torre-pórtico será en lo sucesivo seña de identidad del Sobrarbe.

La torre de Buil dispone de dos vanos de acceso de arco de medio punto en sus lienzos norte y sur y una ventanita cegada al exterior por las obras de la abadía colindante. También una deliciosa ventana geminada abierta a poniente en el piso sobre el pórtico que dado su valor como referente arquitectónico se ha dejado vista. Se trata de un vano geminado y rehundido a modo de dobladura, con parteluz central cilíndrico que recibe la carga a través de un tosco capitel con forma de zapata que la relaciona directamente con edificios tan señeros como Loarre o Abizanda.

INFORMACIÓN PRÁCTICA

Dista Buil siete kilómetros en línea recta de L´Ainsa de la que se sitúa hacia en sudoeste. Para llegar hasta aquí, se ha de tomar carretera que surge de la orilla derecha del Cinca, antes de cruzar el puente que nos conduce al núcleo medieval de Ainsa. Se circunvala Guaso con su estratégica iglesia y esconjuradero y pasaremos al pie de Latorrecilla. El camino está bien indicado y asfaltado hasta el caserío de Buil. Por carretera son 12 los kilómetros a cubrir. También se puede llegar por Boltaña, rebasándola hacia Ainsa y tomando el desvío hacia la derecha que lleva a Margudgued y luego a Guaso, siendo el resto de la ruta la misma. También hay acceso asfaltado desde Alquezar en dirección norte por Bárcabo, Almazorre y Arcusa, ruta mucho más larga; pero exótica si se desea visitar lugares con historia.

Fuente y más información: romanicoaragones.com

Back to top