Cruz Cubierta de Aínsa

Está situada a 1,5 km aproximadamente del Castillo de Aínsa, y se trata de un pequeño templete circular construido en 1655.

En su interior, sobre un altar, está la carrasca coronada con la cruz que conmemora la reconquista de Aínsa y el milagro ocurrido, en el lugar donde, según la leyenda de “La Morisma”, se libró la batalla.

La Leyenda de la Cruz Cubierta de Aínsa

Sobre los campos de las afueras de Aínsa, en el año 724 aconteció la batalla de los Cristianos por la reconquista de estas tierras. Las tropas de guerreros cristianos procedentes de las montañas colindantes, inferiores en número y además con la moral por los suelos iban perdiendo la batalla.

Cuenta la leyenda que sobre una encina apareció una Cruz de Fuego. Este milagro enardeció a los guerreros defensores del cristianismo dándoles el valor suficiente para resistir y amedrentar a los musulmanes, que acabaron batiéndose en retirada perdiendo la batalla, recuperando así la Villa de Aínsa.

Back to top