Lunes, 20 Octubre, 2014 - 11:32

Noticia de: sobrarbenses.com

El sábado se realizó la tercera salida del Chiqui CAS. En esta ocasión se fue un recorrido en las cercanías de San Juan de Plan. Unas cuarenta personas visitaron el Puen Pecador y después realizaron un recorrido andando por una senda cercana a la pista de entrada a Biados, bordeando todo el río Zinqueta.

El sol brillaba y la temperatura, aunque fresca a primeras horas, hizo que los excursionistas se tuviesen que quitar la ropa de abrigo. El otoño ya se empieza a notar en su colorido y en todo su esplendor en el Valle de Chistau.
La ribera del Zinqueta con algunos barrancos que se cruzaron mostraron la belleza de este lugar tan desconocido para algunos. Después de subir casi dos kilómetros por la senda se bajó por la pista. La excursión había comenzado en el Molino de Gistaín.
Se fue al barranco de Chira Chirés. Se explicaron los mojones para que los peques los conociesen y también algunas plantas. Se vieron diferentes bordas y un bonito “cumo”. El cumo es un elemento que se emplea en el valle para hacer de abrevadero y que puedan beber los animales. En este caso el cumo que tenía más de 100 años y era un tronco de un árbol vaciado en su interior. Éste se llenaba con el caño de una fuente.
De puente a puente, del “Puen del Molín” al “Puen de Micalé” .La excursión comenzó a las diez de la mañana y finalizó sobre la una y media, parando a mitad del recorrido para coger fuerzas. Allí invitaron a torta y chocolale. Después se bajó a San Juan, al Regancho a comer, y allí en su parque se instaló el personal, una zona de picknic perfecta, con mesas, hierba en el suelo, columpios, y zona de juegos, pista de baloncesto y futbito, un bar cercano, etc.
Tras la comida y los cafés se vistió el centro del parque Posets Maladeta y los niños jugaron en esa zona de ocio tan bien preparada de este pueblo.
Los organizadores invitaron, en Plan, una película infantil. Dentro de la Primera Muestra en Plan de Cine “Montaña y Deporte” que lleva ya unas jornadas celebrándose. Tras la película invitaron a los asistentes a chocolate cocido con torta.
La jornada fue perfecta, pues acompañó el tiempo y los niños y padres se lo pasaron muy bien. Había niños de dos meses, muchos de tres años y algunos más mayores de seis, siete y ocho años.
Hay que añadir por último que a excepción de los bebés, todos anduvieron sin dificultad y realizaron el recorrido grandes problemas.
La excursión fue guiada magistralmente por Alberto Bosque y contó con la ayuda de algunos niños y niñas del valle de Chistau.

Síguenos en Facebook