Martes, 10 Diciembre, 2013 - 10:13

Acompañados del alcalde y de los dos tenientes de alcalde del Ayuntamiento de Ainsa-Sobrarbe, visitaron la semana pasada las obras del Proyecto de Redes de Distribución y Saneamiento de Gerbe, Alfredo Cajal,  Presidente del Instituto Aragonés del Agua,  junto a dos ingenieros de su Departamento y personal de la empresa constructora.

En el segundo trimestre de este año se firmó el Convenio de Delegación de Competencias entre   el Ayuntamiento y el IAA con el que se daba el pistoletazo de salida  para  la construcción de unas obras tan necesarias para los vecinos.

Dichas obras,  subvencionadas al 90% por el Instituto Aragonés del Agua y que contaran con la aportación del 10% restante por parte de los vecinos, fueron adjudicadas por unos  300.000 euros  a la empresa Construcciones Mariano López Navarro.

Pudimos comprobar in situ el estado en que se encuentran las conducciones, tanto de agua potable como las de saneamiento, con las arquetas y registros acabados y la nueva pavimentación de las calles ya comenzada. La construcción va a buen ritmo y esta próxima semana  se van a levantar las plataformas para colocar las dos depuradoras, con lo que a finales de este mes,  se podrán dar  por finalizadas definitivamente dichas obras.

En la reunión previa mantenida en el Ayuntamiento, Alfredo Cajal nos comentó que en el proceso de negociación sobre la depuración del Pirineo que está llevando el Instituto Aragonés con Adelpa, existe un principio de acuerdo para construir  en principio las depuradoras de  mayor tamaño, unas 28 en total. Nos habló también de la adaptación de las futuras instalaciones a las necesidades reales de depuración de los municipios y de la posibilidad de  sustituir las depuradoras proyectadas actualmente en pequeños núcleos de población, por  fosas sépticas o bien por filtros verdes. Así mismo y en palabras del Director del Instituto, está previsto  que en el año 2014, los ayuntamientos de más de 200 habitantes que no tengan finalizadas las obras de depuración, estarán exentos del pago del 60% del Canon de Saneamiento, exención que aumentará al 75%, en las poblaciones de menos de 200 habitantes (actualmente en nuestro ayuntamiento  todos los vecinos pagamos el 50%).

Añadió, que también se está negociando entre ambas entidades, que  el cobro del Canon de Saneamiento, en lugar de tenerlo que recaudar los ayuntamientos a sus vecinos como viene ocurriendo hasta la fecha, a partir del año 2015 o 2016, sea el propio Instituto el que lo   realice.

Por último, es de recibo reseñar el agradecimiento que nos expresaron  desde el Instituto Aragonés del Agua y desde la empresa Constructora, por el apoyo y la colaboración recibidos tanto por parte de los vecinos como  del ayuntamiento de Ainsa-Sobrarbe, en la ejecución de esta infraestructura tan necesaria para un núcleo de población, que llevaba décadas esperando una obra de esta envergadura.

Manolo Vispe y Miguel Ángel García

Tenientes de Alcalde

Ayuntamiento de Ainsa-Sobrarbe