(Aínsa, 3 de julio de 2014).- Reconocidos historiadores de nuestro país –Ramón Arbanat, Ángela Cenarro, Manuel Suárez, José María Portillo, Carlos Forcadell o Julián Casanova, entre otros- asisten al IX Congreso de Historia Local de Aragón que, en esta edición, tributa un sencillo homenaje al altoaragonés Alberto Gil Novales, maestro de historiadores.

El octogenario Alberto Gil Novales se ha confesado “encantado” de este reconocimiento hacia su persona. “No estoy acostumbrado a recibir homenajes; me ha parecido sensacional y agradezco mucho el gesto”. Gil Novales leyó su conferencia magistral, con el estilo y la elegancia que siempre han caracterizado a este modelo de historiador, “un prodigio de información bibliográfica y de capacidad de análisis”, según uno de los directores del congreso, Pedro Rújula. “Hoy hemos escuchado a Alberto Gil Novales en estado puro”. Rújula ha calificado a Gil Novales de “historiador de vanguardia”. Viajó al extranjero en la década de los 50 cuando no era frecuente que otros historiadores lo hicieran. La historia del primer tercio del siglo XIX se resume en Alberto Gil Novales; es el historiador de referencia. No era un historiador al uso y ha abierto muchos caminos.

Tras la publicación este año de su último trabajo, Alberto Gil Novales confiesa que “me tienta publicar un libro con cartas recibidas de autores ya fallecidos” y ha apuntado que “sigo leyendo periódicos de la Guerra de la Independencia”. La vitalidad y el entusiasmo de este historiador las resume él al apuntar que “si trabajar permitiese vivir sin morirse, me apuntaría”.

El congreso se estructura en torno a cinco mesas, la primera de las cuales ha comenzado esta tarde con la conferencia de Ramón Arnabat, de la Universidad Rovira i Virgili de Tarragona, al que Alberto Gil Novales dirigió su tesis. El profesor de la Universidad de Zaragoza, Carmelo Romero introdujo a Arnabat y tras concluir su intervención se han leído varias comunicaciones con la profesora Pilar Salomón en calidad de relatora. La temática de esta mesa ha sido “Política y políticos del siglo XIX” y el título de la conferencia de Arnabat, “El exilio cotidiano: sociedad, violencia y guerra civil en el siglo XIX”.

“Historia de las mujeres/de género” es el título de la segunda mesa, en la que la profesora de la Universidad de Granada, Teresa María Ortega ha disertado sobre “Las campesinas como sujeto histórico”. Ángela Cenarro se ha encargado del acto de presentación y la profesora Carmen Frías, de la Universidad de Zaragoza, ha ejercido de relatora en las comunicaciones.

Con la presentación de las Actas del VIII Congreso de Historia Local de Aragón, celebrado en Rubielos de Mora, esta tarde finalizará la primera de las jornadas del congreso.

El homenaje a Alberto Gil Novales proseguirá mañana, viernes, en sesiones de mañana y tarde con tres mesas que abordarán “Políticas del recuerdo y/o de la memoria”, “Historia de la historia y memoria de la profesión de historiador“ y “Culturas políticas contemporáneas”. Con la conferencia de clausura de José María Portillo, de la Universidad del País Vasco se pondrá fin a este congreso, el proyecto de un modelo de que cohesiona historia y territorio.

El congreso, organizado por el Departamento de Historia Contemporánea de la Universidad de Zaragoza y el Instituto de Estudios Altoaragoneses (IEA), se celebra en Aínsa y reúne a medio centenar de historiadores, investigadores y estudiantes durante dos jornadas en un “espacio de convivencia”, tal y como define Pedro Rújula.