Cultura / Sociedad

Nostalgia nórdica en el Ciclo de Órgano de Torreciudad

Torreciudad (Huesca), 13.- La saxofonista Linn Persson y el organista Simon Törnqvist ofrecieron el pasado viernes la segunda actuación del Ciclo Internacional de Órgano de Torreciudad. Los jóvenes músicos suecos, de 21 y 26 años respectivamente, ofrecieron una sólida interpretación de una selección de obras contemporáneas. El numeroso público, atraído por la novedad de esta original combinación de instrumentos, pudo valorar el característico ambiente de nostalgia de la música sueca. Acompañaron a los artistas en su viaje al Altoaragón varios miembros de sus familias, que quedaron encantados de la belleza del lugar y sus alrededores.

Suecia constituye una excelente cantera musical, como demostraron en este mismo Ciclo en 2007 las violinistas Natalie Migdal y Sofie Sunnesrstam, con apenas 18 años de edad. En esta ocasión, el repertorio desplegó un conjunto de piezas modernas, puesto que el saxo es un instrumento inventado a mediados del s. XIX por Adolph Sax. También hubo varios solos de órgano, necesarios para el descanso de la saxofonista en sus interpretaciones.

Gustaron especialmente a los asistentes la interpretación del Romance en Re mayor de O. Olsson, con el dulce sonido del saxo generando melancolía y languidez, del Aria de J. Ibert, en la que el acompañamiento monótono de órgano subrayo una excelente interpretación de Persson, y de Approaching the coastline (Acercándose a la costa), de R. Jönsson, compositor amigo de la infancia de la saxofonista. En esta pieza el título se plasma materialmente en la composición, reduciendo las notas conforme el tema avanza y volviendo a completarse a medida que termina y produce el efecto de alejamiento.

Además hubo expectación ante la obra que se estrenaba a nivel mundial, sobre todo por la juventud del compositor, puesto que Uloff Bjurvwill nació en 1989. Se trata de una pieza de grandes dimensiones, aunque de momento sólo hay escritos 2 movimientos. Pudo escucharse el primero, el Preludio, de increíble fuerza, con alguna disonancia por parte del órgano suavizada con el sonido cálido del saxo. En algunos momentos pareció que competían por hacerse oír, y tanto al comienzo como al final, el saxo sobresalió por encima de la fuerza del órgano, con una registración grande, a base de trompetas.

Aragón tendrá un protagonismo especial en la próxima cita del Ciclo, el viernes 19 de agosto: actuará la Coral Oscense dirigida por Conrado Betrán junto a varios solistas, e interpretarán el Oratorio de la Anunciación, para coro, flauta, violín, violonchelo, órgano positivo, gran órgano, tenor, barítono y contralto, compuesto por el turolense D. Jesús Mª Muneta, que asistirá personalmente al concierto.

Síguenos en Facebook