Martes, 15 Julio, 2014 - 18:32

Felicitaciones del público, preguntas por el festival, los músicos y los organizadores, comentarios del tipo “sólo con este concierto ha merecido la pena el festival” ya en la segunda jornada del mismo, halagos a la calidad de los músicos y ánimos para continuar con la propuesta en futuras ediciones.

Esta respuesta del público, así como el número de asistentes (la sala estuvo llena en prácticamente todos los conciertos, incluso con numerosas personas escuchando desde los aledaños) nos llevan a considerar la primera edición del festival como un rotundo éxito. La calidad, tanto de los músicos como de los espectáculos ha sido la constante de un festival recién nacido en el Pirineo Aragonés y cuya próxima edición ya se está gestando.

Junto a la calidad el otro objetivo del festival era la variedad de estilos que es en sí misma la música jazz.  Desde conciertos intimistas como Saphie Wells hasta propuestas más electrizantes como los conciertos de Susana Sheiman o Norman Hogue, pasando por “Dixieland Blues” en las calles de Aínsa o el cierre con un Concierto Didáctico a cargo de la “Monkayo Jazz Band”.

El Pirineos Jazz Festival ha nacido en momentos complicados, justo cuando otros festivales consolidados estaban echando el cierre. Ha sido posible ya que el festival “ha nacido de la amistad” (Chus Fernández dixit). De los innumerables amigos que se hacen a lo largo de una trayectoria musical y de las nuevas amistades que van surgiendo por los caminos del jazz.

Fruto de esta amistad, la Jam Session del sábado 12 de julio; “Jamstamos en Sobrarbe” en homenaje al club de jazz sobrarbense “Jazztamos en Sobrarbe” que durante muchos años permitió a los habitantes de esta comarca pirenaica disfrutar de músicos “enormes”. Las jam sessions, las grandes fiestas del jazz, son arriesgadas y más en un festival recién nacido. La apuesta se superó con nota y pudimos ver hasta diez músicos en el escenario (en algunos momentos ocho de forma simultánea).

El grupo base estuvo compuesto por Lluís Naval, batería; Chavi Naval, saxo; Paco Salas, guitarra y Chus Fernández, bajo. Se sumaron a la fiesta Emmet Crowley, guitarra, Norman Hogue, trombón y voz; Eduardo Bellosta, teclados y Maribel Aragón, voz, quien deleitó con “Skyland” a dúo con Chus Fernández y a capella con “Mercedes Benz” en homenaje a Janis Joplin. Agradecer la incorporación de dos amigos de Panillo, Víctor y Wally.

El festival finalizó el domingo con el concierto didáctico “Jazz Pa’Ti” a cargo de la “Monkayo Jazz Band”. En un espectáculo para todos los públicos esta banda aragonesa nos mostró los principales estilos del Jazz: Rag-Time, Blues, Swing, Be-Bop, Bossa-Nova o Funky-Hop. La finalidad de los conciertos didácticos es acercar la música a las familias de una forma amena y divertida. Los niños subieron al escenario y hasta practicaron con diversos instrumentos musicales.

La organización quiere agradecer el apoyo de la Diputación Provincial de Huesca, de las entidades colaboradoras, así como el trabajo y esfuerzo de los músicos y los trabajadores del centro de vacaciones Morillo de Tou.  Tras el éxito de esta primera edición del Pirineos Jazz Festival, se emplaza para la segunda el próximo mes de julio de 2015.