Después del sábado, nos queda el buen sabor de boca del trabajo bien hecho y la gran implicación de la asamblea de Ainsa.

No nos cansamos de agradeceros vuestro esfuerzo, el cual se tradujo en elogios continuos de todos los participantes a los voluntarios de Ainsa,  orgullosos de lucir el chaleco azul que los identificaba.

Como se demostró el sábado, Aínsa tiene mucho potencial que explotar, mucha gente que quiere colaborar en Cruz Roja, y creo que este es un buen momento para reconducir esa demanda de participación. Por descontado,  contáis  con el apoyo de la asamblea provincial en lo que necesitéis.

Por favor, trasladad nuestra enhorabuena a todos los implicados.

(Nota: Cruz Roja Huesca)