Lunes, 23 Marzo, 2015 - 12:44

Nota del Ayto de Aínsa-Sorbarbe

Con la presencia de más de cien personas, entre turistas y vecinos de la villa, Aínsa ha celebrado este domingo a la salida de la misa de 12, su tradicional fiesta de la Virgen Crespillera.

Las mujeres de la Asociación “El Eco” estuvieron trabajando toda la tarde de ayer en la cocina del Colegio Asunción Pañart, con el fin de  preparar varios cientos de crespillos, que tras ser bendecidos hoy por el párroco de la localidad, se han degustado con placer entre  los  vecinos y turistas,  que en esos momentos se encontraban visitando nuestra Plaza Mayor. Posteriormente, responsables de la Ascoación, se han acercado a la Residencia de Ancianos, para que nuestros mayores allí presentes, pudieran saborear tan estupendo postre.

Según nos cuentan desde el Somontano de Barbastro, la tradición dice, que la fiesta se celebra  el domingo más cercano al 25 de marzo, festividad de la Encarnación, en que la Virgen se quedó encinta para dar a luz nueve meses después, en diciembre, a la vez que se recogen las aceitunas de los olivares. Si la Virgen y las oliveras obtienen su fruto en el mismo tiempo, se suponía que probablemente se preñaran también a la vez. Por eso la realización de ese postre debe tener lugar el 25 de marzo, para propiciar el preñado de las oliveras, esto es, para que se polinicen las flores de los olivos y den buena cosecha.

El crespillo es un postre típico de Aínsa,  que tiene como base, las hojas más tiernas de las borrajas, que después de  rebozadas con harina y huevo, se fríen y posteriormente se espolvorean de azúcar

Los crespillos también pueden elaborarse como se hacía antiguamente, que los obtenían de las pencas de las borrajas o de las acelgas, que eran las partes que se desechaban, y reservando aparte los cogollos. Con este método, se aprovechaba todo, lo mejor de la verdura se cocinaba para la comida, sirviendo como postre, lo que normalmente se tiraba.

Síguenos en Facebook