Domingo, 2 Septiembre, 2012 - 22:16

 Cultura / Sociedad

Broche de oro del Ciclo de Órgano de Torreciudad

Torreciudad (Huesca), 1.- El pasado viernes se clausuró en Torreciudad el Ciclo Internacional de Órgano con una actuación a cargo dos destacados intérpretes a nivel internacional: el organista belga Ignace Michiels, titular de la catedral de San Salvador en Brujas, y el flautista de pan Matthias Schlubeck, alemán y uno de los mejores intérpretes del mundo de este instrumento. El concierto formaba parte del Euro-Via-Festival, ciclo organizado por el organista alemán Johannes Skudlik en torno al Camino de Santiago.

No es la primera vez que el dúo actuaba en Torreciudad, por lo que los artistas escogieron un repertorio lleno de virtuosismo, con varias adaptaciones de obras clásicas para esta formación. El numeroso público que acudió al concierto supo valorar el programa, que se dividió en cuatro grandes bloques: desde el periodo Barroco hasta el siglo actual, plantearon un recorrido por los géneros más representativos de cada época.

Entre las obras a dúo que más destacaron se encuentran la “Sonata en Si menor” de Haendel, en cuatro movimientos, con la que abrieron el concierto y en la que la flauta de pan desplegó todo su registro. “Vocalise”, de Rachmaninoff, ya casi cerrando el programa, resaltó por el lirismo impreso en la melodía y por su contraste con la siguiente obra, “Sonata para flauta” de Gunsenheimer, muy dinámica, rítmica y escrita en lenguaje modal. Por último, el aria de “La Reina de la Noche”, por su popularidad y por la brillante ejecución, fue la que más huella dejó en los asistentes. En todas las interpretaciones a dúo el diálogo, la utilización de los registros de ambos instrumentos y la compenetración de los músicos estuvieron al máximo nivel.

En las piezas para órgano solista, Ignace Michiels interpretó de forma magistral tres obras: el primer movimiento de un brillante concierto de Bach en Do mayor, transcripción de Vivaldi, la composición “Tu es Petra”, del organista francés H. Mulet y basada en la melodía gregoriana que se podía reconocer en el pedal, y el original “Scherzo de la Sinfonía Mística”, del flamenco V. Hulse.

Al terminar la actuación, la organizadora del Ciclo, Maite Aranzabal, organista titular del santuario, hizo balance de la edición de este año subrayando la excelente respuesta del público a una propuesta que ha incorporado a los conciertos, en esta ocasión, dúos de instrumento melódico y órgano, como el violonchello, la flauta de pan o las trompas. Asimismo, agradeció la colaboración del Departamento de Educación, Universidad, Cultura y Deporte del Gobierno de Aragón, y valoró muy positivamente la unión con el Festival “Clásicos en la Frontera” de la Ribagorza.

 

Nota de la Oficina de Información del Santuario de Torreciudad